2 jul 2019

William Nowik - Pan Symphony in E Minor (1974)

El guitarrista William Nowik grabó este oscuro registro instrumental en 1974 en el área de Nueva York. Este es uno de esos trabajos difíciles de determinar en alguna categoría particular, debido a la cantidad de distintos estados y estilos por los que transita el sonido, que está presentado en forma de suites, dos extensas suites en donde en sonido se va desarrollando; tal vez este concepto sea un reflejo del título del álbum que insinúa que se trata de una ‘’sinfonía’’.

Las composiciones no están centradas y son algo inconsistentes en el sentido en que los elementos se unen sin mayores detalles compositivos, más bien son partes instrumentales de diversa manufactura que se van correspondiendo consecutivamente para crear una cosa común mayor y extendida en el tiempo; son pequeñas composiciones tituladas cada una por separado en el original vinilo lanzado en la época, que ahora en la reedición en cd aparecen toda juntas en un track. 

William Nowik ejecuta casi todos los instrumentos de la grabación, se escucha en guitarras (acústica, eléctrica y eléctrica de 12 cuerdas, hawaiana), bajo eléctrico, violín acústico y eléctrico, flautas, piano, percusión y kalimba. Algunas otras personas ayudaron en este álbum mayormente instrumental, incluido un saxofonista bastante bueno, Warren Cooper.


Sin duda el elemento más recurrente y consistente en el sonido es el rock, que aparece en forma de bases instrumentales, con buena definición y algo de groove, sobre las que desfilan algunos solos de guitarra eléctrica; pero esto aparece solo como un fragmento del sonido total en el que también aparecen partes instrumentales con instrumentos de cuerda, violines y guitarras acústicas que pintan paisajes folk, calmos y pastorales. 

Hay lugar para la improvisación, especialmente cuando se experimenta con la sensibilidad de los momentos calmos, tranquilos, en los cuales los arpegios y ritmos de violines y guitarras parecen deambular a sus anchas y crear un ambiente misterioso; y al no haber voces, lo instrumental se encarga de decirlo todo. 

No hay mucha diferencia de una cara a la otra, porque la propuesta es similar en ambos lados, la de una música que varía y muta dentro de una identidad musical propia y totalmente personalizada por su creador. Originalmente, en su época, solo se imprimieron 200 copias del vinilo y nunca se distribuyeron, por lo que se necesitó 35 años para ser descubierto.

Cod: #1358

3 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...