13 jun 2021

La Cofradia De La Flor Solar - La Cofradia De La Flor Solar (1971)

La Cofradía De La Flor Solar surgió originalmente como un grupo de hippies y bohemios que vivían en comuna, inspirados principalmente por los valores de la contracultura estadounidense, como la vida natural, el amor libre, el pacifismo, etc., aunque ellos, como lo sería con la gran mayoría de las bandas argentinas de la época, no se limitarían, en cuanto a su producción artística respecta, a volverse una mera copia de estándares extranjeros. Este carácter personalista de animarse a transgredir las influencias para desarrollar un arte propio es carácter de las bandas argentinas de aquellas época, desarrollando sus propias visiones, su propia poética, sus propias concepciones del arte y del rock, carácter que marca a fuego todas las producciones discográficas de la época como una identidad nacional que se erige en la zona y logra distinguirse, de alguna manera u otra, de los demás.

El grupo comenzó como un emprendimiento artístico surgido en el seno de una comunidad hippie platense, hacia 1968. En la comunidad había artesanos, intelectuales, artistas plásticos, músicos, todos muy influidos por la cultura flower power, el pacifismo y los movimientos contraculturales que desembocaron en el Mayo francés, tópicos ineludibles en la cultura joven de la época. 

Entre algunos de los miembros que conformaban dicha comunidad figuraban entre otros el más tarde periodista de rock y ecologista Miguel Grinberg, los guitarristas Quique Gornatti y Kubero Díaz (posteriormente miembros de Billy Bond y La Pesada del Rock and Roll), el artista gráfico Rocambole Cohen y el guitarrista Skay Beilinson, estos dos últimos, futuros integrantes de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota.

La Cofradía tuvo también ese rol característico de las bandas argentina de esa época de chocar contra los estándares morales impuestos, el del joven formal y educado que vestía como un adulto y se perfilaba para llevar una vida de estudio y familia, pero este grupo desafío esa visión tan establecida en el inconsciente colectivo reuniéndose como un colectivo o comunidad de jóvenes artistas que, luego de abandonar la universidad y animados por un espíritu que estaba surgiendo en la juventud, se reunieron y fueron a vivir todos junto en una casa que alquilaban en la ciudad de La Plata (provincia de Buenos Aires, Argentina).

Ricardo ‘’Mono’’ Cohen recuerda lo siguiente sobre aquella época: ‘’Por ese momento con Luis Creus (un recién llegado con abundante experiencia en comunidades) habíamos tomado un poco las tiendas ideológicas de la cosa y decidimos actuar como managers de la banda. Conseguimos el Instituto Di Tella para hacer estrenar una ópera de La Cofradía. Se llamaba ‘’La Mezcladora de Cemento’’ y era como un especie de cuento de Ray Bradbury, audiovisual, porque tocaba La Cofradía de la Flor Solar y se proyectaban cosas en la pantalla. Era como una invasión de marcianos que llegan a la Tierra y son captados por el consumo y se hacen consumidores, o sea que ellos a su vez, son invadidos. Se hacen adictos a la Coca Cola, a los helados…’’

Por medio de un productor llamado Manuel Román, consiguieron grabar para el sello RCA, donde graban el simple ‘’La Mufa’’ y ‘’Sombra Fugaz Por La Ciudad’’. Al poco tiempo se edita el simple sin promoción ni apoyo de ninguna clase, salvo por la promoción que la misma banda le hacía. Más tarde, con el auspicio de Billy Bond, graban un demo para mandioca, del cual se termina editando un solo tema, ‘’Juana’’, que salió en el compilado ‘’Pidamos Peras A Mandioca’’, uno de los últimos discos que sacó el sello antes de desaparecer. Después, cuando Billy Bond empieza a hacerse famoso con La Pesada, les ofrece unas horas de grabación en los estudios Phonal, lo cual es aprovechado por la banda. En tan solo veinte hora La Cofradía graba todo el material para su disco debut e incluso graba algunos tema de más. Finalmente su disco debut homónimo fue lanzado en 1971 bajo el sello ‘’Microfon’’.

‘’El clima de las sesiones era como todas las cosas que hacíamos en la Cofradía. Iba toda la familia. Parecía que llevábamos el gato, los colchones. Cuando había giras viajaba gran parte de la comunidad, era como una manifestación. Y en los estudios también. Se sentaban, prendía inciensos, otros comían pasteles, las chicas traían grandes tortas. En fin,  el clima era bien de época. Por eso hay muchos agradecidos en la tapa del disco.’’, cuenta Ricardo ‘’Mono’’ Cohen en un entrevista con Alfredo Rosso, junio de 1996.

Este trabajo consta en su mayoría de rock, puro rock setentero donde aparece el folk y el blues, con ese toque fundamental argentino de la época, o sea rock duro, pesado y con buenos riffs y solos eléctricos, y a la vez este trabajo también representa uno de los puntos más álgidos que se hayan alcanzado dentro de la psicodelia en la Argentina, con una idiosincrasia nacida de la influencia de la contracultura norteamericana que se ve reflejada en muchos pasajes bastante volátiles ubicados en los sonidos de las guitarras, efectos de sonidos agregados y en las letras mismas que cuentan epopeyas de flores y luz.

El estilo de las composiciones recuerda al estilo de Luis Alberto Spinetta en cuanto a los arreglos vocales y a las letras metafísicas que hablan de eventos áureos sin nombre. Por otro lado los arreglos en guitarra eléctrica, con riffs punzantes y duros, recuerdan mucho al estilo tipico de La Pesada de Rock And Roll, cosa que no es de extrañar ya que el en cargado de la voz y la guitarra en este disco, Kubero Díaz, tenía mucho contacto con la mismísima Pesada, con la que grabó buena cantidad de veces.

‘’El disco fue presentado en Buenos Aires, incluso y la cosa estaba como para seguir para hubo un acontecimiento desafortunado. Estábamos en Mar Del Plata, compartiendo unos shows con Pedro y Pablo y el primer Sui Generis, cuando la policía allana la casa donde estábamos parando y el comisario de entonces nos inventa un asunto de drogas para liberarse de nosotros. Los diarios de esos días publican unas noticias como si hubieran capturado a Charles Manson. Enseguida la policía allana nuestra casa de La Plata. Los dueños rescinden en contrato y nos obligan a sacar nuestras partencias inmediatamente. Cuando volvemos se produce el desbande, de hecho, porque no teníamos a donde ir. La gente de Pedro y Pablo invita a algunos a vivir a su casa de la calle Conesa. Yo decido quedarme y trabajar en la feria de Mar del Plata con Enrique García. Otras se van a Brasil y algunos más a Europa. En ese momento quedamos en volvernos a reunir, alquilar algo y volver a epezar, pero la historia siguió su curso.’’, recuerda Ricardo ‘’Mono’’ Cohen sobre el fin de la banda.

Cod: #1564

1 comentario:


  1. it's not exactly my thing (I'm more for spiritual jazz) but I'm grateful for these posts about unknown and very good South American bands that I didn't know anything about .... thanks for the info!
    Have a good week :-)

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...