18 may 2019

Igor Wakhevitch - Logos (1970)

Igor Boris Wakhévitch, nacido el 12 de mayo de 1948, en Gassin-Saint Tropez, Francia, es un músico y compositor francés de música de vanguardia, electroacústica y experimental, que ha trabajado en muchas direcciones musicales, siempre sensible a las nuevas formas de expresar las construcciones del sonido. Fue uno de los primeros compositores de su generación en introducir en sus composiciones varios tipos de teclados electrónicos, sintetizador Moog, sintetizador ARP, órgano electrónico, etc. Sus álbumes se encuentran entre los trabajos más impresionantes de música experimental lanzados en Francia en los años 70. 

Su estilo musical está fuertemente influenciado por la vanguardia contemporánea, el dodecafonismo y las experimentaciones sonoras. A finales de los años 60, trabajó para el "Grupo de investigación musical" francés, bajo la dirección de Pierre Schaeffer. Sus primeras piezas electroacústicas tienen relaciones cercanas con otros precursores franceses como Luc Ferrari o Bernard Parmegiani. Sus primeros trabajos revelan formas y modulaciones espectrales bastante eficaces que concentran al oyente en paisajes mentales inmersivos y muy oscuros. Algunas piezas contienen instrumentaciones amplias y espaciadas en el género de los clásicos del krautrock cósmico (durante este período temprano, Igor Wakhevitch también fue un gran amigo de Robert Wyatt y Mick Ratledge).

Logos, de 1970, fue su primera incursión como solista, y vale hacerse un tiempo para examinar cuidadosamente esta música ya que es muy particular, contiene una tensión especial que hace de la escucha toda una experiencia significativa. Desde el comienza ya se deja notar que el concepto musical trasciende mucho de lo que conocemos y aceptamos como válido, es que las visiones aquí plasmadas (musicalmente) contienen subrepticias incursiones hacia terrenos de lo que tal vez sea una concepción metafísica de la música, o tal vez de la vida o el universo mismo.

Se trata de un estilo más que único y difícil de determinar, nacido del entrecruce de música clásica moderna y creaciones sonoras vanguardistas, con toques electrónicos y efectos de sonido, canto coral, percusiones rituales y un uso particular del espacio que hace de las piezas, aunque en su mayoría no muy extensas, unas auténticas excursiones hacia tierras desconocidas. Todos estos elementos aunados bajo una misma visión cósmica, caótica y oscura, hacen del sonido algo irreconocible y lamentablemente desconocido para el público general.


Hay muy pocos instrumentos de pop o rock utilizados. Por lo que se puede oír hay un uso de elementos orquestales al servicio de la construcción vanguardista del sonido, con zumbidos electrónicos, coros que evocan epopeyas oscuras y percusiones rituales que evocan a la entrada del ser hacia un nuevo estado perceptivo. La completa concepción de '’Logos'’ suena como si perteneciera a una ópera vanguardista o una gran obra ambiciosa y oscura por demás. En donde más el sonido se acerca a una concepción que tiende a algo conocido es en el track llamado ‘’Dance Sacrale’’, donde se puede escuchar un bajo, un piano y una batería, un track donde aparecen algunos elementos familiares, pero de todas formas no deja de ser una piezas frenética y descontrolada, como todo el resto del disco.

El sonido de este trabajo guarda en sí varios enigmas aún por resolver, sería bueno poder contar con la palabra del mismo compositor para explicar lo que aquí quiso decir pero hay varios indicios de los que podemos sacar algunas conjeturas: por ejemplo algunos nombres de los ‘’temas’’ como ‘’iniciacion’’, ‘’mineral, vegetal, animal’’, ‘’homo sapiens ignorabimus’’, ‘’delirio’’, o el mismo nombre del disco ‘’Logos’’, que filosóficamente significa ‘’una inteligencia superior detrás de todas las cosas’’. Estos nombres dan cuenta de un pensamiento metafísico, científico, filosófico, tal vez el autor haya intentado retratar al destino cosmológico detrás de la evolución de la biología y la cultura humana, siendo que estos funcionaran bajo un destino consignado por una inteligencia que funciona detrás de todas las cosas. O tal vez no se trate de nada de esto…

Publicado en 1973, el suntuoso "Hathor", su tercer disco solista, marca un giro en la carrera personal de Wakhévitch. Fue grabado después de que conoció a Terry Riley (el padre del minimalismo espiritualizado). "Hathor" está profundamente impregnado de elementos mágicos y teóricos. En 1974 el pintor surrealista Salvador Dali le pidió a Igor Wakhevitch que compusiera la música de su 'poema-ópera en seis partes' titulado "Être Dieu", obra en la que Wakhévitch representa atmosferas electrónicas sobre las que Dalí recita sus poemas surrealistas en francés. El álbum fue grabado en los estudios EMI en París (Boulogne), interpretado por Dalí en persona y varios actores (Delphine Seyrig, Alain Cuny, Ramond Gérôme, Catherine Allegret, Didier Haudepin, Léon Zitrone), oradores y cantantes, una orquesta de cuerdas, el coro, la soprano solista Eve Brenner, el percusionista Sylvio Gualda y una banda de rock. ("Sputnik & Statistik") 

Durante los años 80, Igor Wakhevitch decidió vivir en el sur de la India, escribió partituras musicales para el Instituto Goethe y el Centro Nacional de Artes Escénicas en Bombay (en 1991). Las últimas publicaciones de Wakhévitch están en gran parte reservadas para teatro, representaciones de ópera, piezas electrónicas épicas para orquestaciones y sintetizadores de meditación directa. 

Cod: #1349

1 comentario:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...