23 jun. 2018

Miroslav Vitous - Infinite Search (1970)

Si nos situamos en la etapa, entre 1969 y 1970, en la que el jazz-fusión se comenzaba a gestar, dando sus primeros pasos prototípicos, podemos reconocer varias vertientes de diversos promotores del estilo, el más notorio por supuesto fue Miles Davis con sus últimos álbumes de finales de los 60s que se coronaron con el Bitches Brew de 1970; pero el concepto de jazz-fusion fue tan amplio, vago y etéreo como los conceptos mismos de ‘’rock progresivo’’ o ‘’krautrock’’, hubo muchos otros precursores que desde su lugar también impulsaron la fusión: Tony Williams Lifetime, los discos de los norteamericanos The Fourth Way, la llegada de McLaughlin a los Estados Unidos y sus primeros trabajos solistas y aportes como invitado; o incluso, si no somos tan puristas, ya entre el hipismo comenzaban a aparecer algunos ejemplos donde surgía el jazz de entre el rock psicodélico, por ejemplo los primeros trabajos de Zappa y su Mothers Of Invention, que tanta influencia tuvieron en el desarrollo del jazz-rock en muchas bandas europeas, etc.

‘’Infinite Search’’ es otro ejemplo de esos trabajos seminales surgidos entre la vanguardia y la fusión temprana, entre el groove/funk/jazz propuesto por Davis y el jazz contemporáneo que para entonces ya había cruzado varios límites y se encaminaba hacia una de las últimas grandes formas que el jazz supo conocer: el jazz-fusion. Antes de su temporada en Weather Report, el bajista checo Miroslav Vitous armó una alineación lo suficientemente buena como para rivalizar con el Blue Note Records de mediados de la década de 1960, y para su impresionante debut discográfico (Infinite Search) contó con una serie de músicos de excelsa calidad: Joe Chambers y Jack DeJohnette en batería, Herbie Hancock en teclados, Joe Henderson en saxo tenor y John McLaughlin en guitarra; además de, por supuesto, Vitous en contrabajo, y Herbie Mann como productor, para quien Vitous tocó en álbumes como Memphis Underground y Stone Flute .

El set arranca, en un comienzo emocionante, con una versión de "Freedom Jazz Dance" de Eddie Harris, una interpretación a la Miles Davis, una sesión repleta de groove y estilo, agregados en teclado y guitarra, y condimentos y aplicaciones sutiles de cada uno de los músicos para desarrollar un sonido casi improvisado y aplastante, una sesión con mucha potencia, una fusión de primer nivel y con los ejecutantes justos para desarrollarla. Este primer track dura diez minutos, en los que jamás se bajan de la intensidad con la que comienzan, limbo en el que hay momentos para improvisaciones de cada uno de los músicos, que ya eran parte de la camada de músicos del jazz de las vanguardias, las mixturas, las velocidades y las versatilidades.


Es difícil para el álbum mantener el nivel de calidad e intensidad de la primera pieza, pero el estilo continúa por la misma senda, con las contribuciones de Hancock proporcionando continuamente la atmósfera necesaria para el álbum, las más eventuales pero concisas apariciones de McLaughlin, y los atascos que siguen por esa línea de jazz fusión suelto, libre, improvisado, sin lineamientos ni ataduras a lo clásico. Durante estas sesiones Vitous rompió con la función tradicional del contrabajo como un instrumento de acompañamiento y lo utilizó como un vehículo con el que participó en la creación de las composiciones e irrumpió en las melodías, cinco de las composiciones del disco son de Vitous. Además alentó a los miembros de la banda a abandonar las convenciones musicales y a embarcarse en un terreno tácito e improvisado

Probablemente sea en ‘’I Will Tell Him On You’’ donde la banda retoma un poco de esa intensidad que supo conocer al comienzo del trabajo, las líneas se vuelven a acortar, vuelve la participación de todos los músicos y sus improvisaciones en una larga sesiones de diez minutos de duración, con un groove cohesivo plagado de sutilezas, agregados e improvisaciones en velocidad. Estos momentos más intensos son los momentos donde los músicos más tarea tienen en el sonido y en los pocos momentos en los que participan todos a la vez. En resto del trabajo está distribuido en piezas más sutiles, algunas piezas cortas, y otras piezas más consistentes como Epilogue o Infinit Search, siempre dentro de un jazz fusión libre y casi improvisado, con presencia más que nada de Hancock en teclados.

El álbum se grabó en los A&R Studios de Nueva York, el 8 de octubre de 1969, y se publicó bajo el sello Embryo Records, de Herbie Mann, en 1970. La producción es sencilla, dejando preponderancia a las sesiones mismas, que parecen contar con un aura propia, los instrumentos se fusionan bajo lo que parece ser el disfrute mutuo de los músicos, que se cohesionan, por momentos, de forma única. El sonido es limpio y equilibrado, no cuenta con trucos de estudio ni alteraciones, es más bien un producto bruto tomado de estudio. Grabado casi al mismo tiempo que Bitches Brew, y publicado un año antes de que Vitous se uniera a Weather Report, esta fue una fusión que seguramente significó un desafío y marcó tendencia, impulsada por una reunión de grandes del jazz, un grupo que rivalizó con las mejores bandas de fusión del momento. No es un trabajo icónico pero fue parte de esos primeros trabajos del fusión norteamericano que sentaron muchas bases para lo que estaría por venir dentro del género.

Cod: #1316

1 comentario:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...