25 oct 2020

Colosseum - Valentyne Suite (1969)

El sonido de Colosseum es la apoteosis del rock inglés, el elemento que fermentó y dio como fruto la culminación de todas las visiones de la época en cuanto a un bluesy-jazzy rock cuasi-psicodélico, alcanzando ese nivel de perfección que los colocó como una banda que sirvió de transición entre el rock de la contracultura y el rock progresivo. El grupo se formó en 1968, en Londres, y en su primera formación original destacaban el gran tecladista Dave Greenslade, además del baterista Jon Hiseman y Dick Hekstall-Smith (ambos ex miembros de Grahamd Bond Organisation), el grupo se completaba con  Tony Reeves en bajo y James Litherland en voz y guitarra eléctrica.

Su primer álbum, ‘’Those Who Are About to Die Salute You’’ , que abrió con la composición de Bond "Walkin' in the Park", fue lanzado por el sello Fontana de Philips a principios de 1969. En marzo del mismo año fueron invitados a participar del evento Supershow , una jam session filmada en dos días, junto con artistas como Modern Jazz Quartet, Jack Bruce, Buddy Guy, Roland Kirk Quartet, Eric Clapton, Stephen Stills, entre otros.

Ese mismo 1969 lanzarían su segundo trabajo, ‘’Valentyne Suite’’. La primera cara del disco está compuesta por cuatro poderosas piezas de puro rock, donde tanto elementos de jazz como de blues está presentes ayudando a cohesionar las visiones de un R&R vertiginoso, álgido, carácter que ya venían mostrando en su espléndido debut discográfico y que para esta ocasión reafirman, continuando por un camino de excelencia musical, rock de punta. Estas cuatro piezas de la primera cara son potentes, variadas y a menudo muestran algunas alteraciones que, sin ser progresivas, demuestran que la banda estaba en un nivel creativo en cuanto a sus visiones compositivas respecta.

Se pueden percibir elementos que enriquecen el caldo primordial de la banda para este disco: la notable inclinación por las improvisaciones orientadas al jazz, algunos arreglos y pasajes sutiles que sacan a las composiciones de las sendas estándares, los arreglos de cuerda (arreglados por Neil Ardley) en el tema ‘’Elegy’’ o las líneas de viento para el blues ‘’Butty’s Blues’’; todo un repertorio de elementos y detalles que le brindan al sonido ese gusto ocasional por la tendencia proto-progresiva.

Ya para la segunda cara del vinilo aparece lo que le da realmente vida y estima a este trabajo, dotándolo de una distinción particular para la época, la emblemática ‘’Valentine Suite’’, una, como su nombre lo indica, muy extensa suite que configura el concepto primordial del álbum y se erige como una composición de rock en extremo compleja y sofisticada que a menudo se la ubica entre los anales de la historia del rock progresivo temprano. Esta sofisticada pieza es muy particular, está compuesta por un sinfín de partes diversas que varían en intensidad, tempo y textura, es una aventura proto-progresiva en la que la banda se atreve a incursionar, fusionando el rock, con el blues y el jazz, pero esta vez no en pequeñas canciones sino en una extensa composición de dieciséis minutos de duración, sin lugar a duda uno de los momentos más destacados del rock inglés de finales de los 60s.

"Valentyne Suite" fue su segundo y último álbum con la formación original del tecladista Dave Greenslade, el bajista Tony Reeves, el guitarrista / vocalista James Litherland, el baterista Jon Hiseman y el saxista Dick Heckstall-Smith. Reeves y Litherland serían los que abandonarían la banda después de este álbum.

Cod: #1486

23 oct 2020

The Electric Prunes - Mass In F Minor (1968)

El trasfondo del extraño giro de los eventos que llevaron al álbum ‘’Mass in F Minor’’ de 1968 de The Electric Prunes necesita una conceptualización y tiene una historia por detrás. El LP anterior de The Prunes, ‘’Underground’’, había sido la representación más precisa de su creciente visión psicodélica experimental, particularmente cuando escribieron la mayor parte del material. Sin embargo, no se vendió demasiado bien ni produjo un sencillo exitoso. El productor que había firmado al grupo con su productora independiente, Dave Hassinger, no estaba tan interesado en la experimentación como sí lo estaba en los discos comerciales. Con el manager de The Electric Prunes, Lenny Poncher y el arreglista David Axelrod, se tramó una nueva estrategia en la que Axelrod escribiría y arreglaría un álbum que combinara música clásica, el tipo de voz gregoriana que se escucha en alguna música religiosa y psicodelia de freack-out. Se cantaría íntegramente en latín, nada menos.

Es dudoso si The Electric Prunes eran la banda adecuada para el experimento. Según memorias de los músicos ellos mismos no se terminaban de encontrar ni encajar en la propuesta sinfónica de Axelrod, según dicen estaban lentos para una propuesta tan intrépida, además del hecho de que solo el bajista de la banda podía leer música, lo que dificultaba aún más la grabación del trabajo. Como consecuencia, los miembros de un grupo canadiense, The Collectors (más tarde pasaron a llamarse Chilliwack), fueron reclutados para ayudar a completar a grabar el álbum, aunque Lowe hizo todas las voces principales, y Tulin y el baterista Quint de The Prunes tocan en cada pista. (El ingeniero Richie Podolor también ayudó con la guitarra).

 "Me gusta y respeto a Dave Axelrod", comenta el bajista de la banda, Tulin. "Creo que es un músico brillante y ayudó enormemente a expandir mi conocimiento musical. Sin embargo, él no era nosotros. Éramos una ‘’entidad conocida’’ conectada a un concepto externo, un medio para el fin de otra persona. El problema era que éramos un banda, no un producto artificial inorgánico que pueda manipularse a voluntad". A pesar de las diferencias, el disco es una curiosidad psicodélica ingeniosa, poco habitual, saliéndose de muchos cánones de la época y presentando una obra cuasi sinfónica visionaria que presenta una inusual mezcla de guitarras acid rock abrasadoras y canto gregoriano tenue y armonizado. El efecto cuasi-coral se logró haciendo que el cantante Lowe hiciera doble pista a la mayoría de las voces.

Este trabajo está conceptualizado en la temática de una misa católica, con cantos gregorianos típicos, una atmosfera de misticismo ritual y un sonido general que no consiste en canciones estereotípicas sino que se desenvuelve entre pasajes, diversos arreglos instrumentales y orquestales, donde aparecen arreglos corales, elemento que le da mucho más acercamiento aun a una misa religiosa. No es una obra plana, a menudo aparecen los silencios, que se entremezclan a su vez con diversos pasajes con diversos elementos, algunos cambios de intensidad, donde brotan también los atascos psicodélicos típicos con esas guitarras eléctricas acidas y saturadas. Es una obra intrépida y que se distingue del resto de trabajos de la época. 

Para tratarse de una obra que desde el principio se la pensó como una misa-rock conceptual, y para tratarse además de una creación del mismísimo David Axelrod, la obra no presenta un concepto musical tan bien acabado, su masa musical primordial se basa en una combinación de partes corales con cantos gregorianos cantados en latín aunadas a partes con atascos de guitarra eléctrica acida y reverberante; es desde allí, desde ese visión compositiva, donde aparecen algunas salvedades, algunas alteraciones, sub-partes, elementos, intensidades. Otro aspecto llamativo del disco es que es relativamente corto, no alcanza la media hora de duración, es un obra corta y concisa, un corte justo que deja la sensación de querer escuchar más, pese a que sus contextura musical sea algo repetitiva. Aun así, la obra se sale de los estantes conocidos, erigiéndose como una obra conceptual psicodélica, además de ser una obra de corte religioso que combina este elemento con la psicodelia, una misa psicodélica.

La participación de David Axelrod no es un dato menor, este compositor y arreglista estaba surgiendo por esos años y se convertiría en un compositor aclamado, y sería gracias a la participación en la composición de este disco de The Electric Prunes que cobraría algo de notoriedad gracias a la cual obtendría un contrato discográfico como solista; ese mismo año de 1968 publicaría un impresionante debut discográfico, su ‘’Song Of Innocence’’, otro de sus trabajos destacados sería el ‘’ David Axelrod's Rock Interpretation Of Handel's Messiah’’, de 1971.

"Kyrie Eleison" tal vez pueda seleccionarse como el corte destacado del disco, por no contener los típicos arreglos orquestales que están desparramados a lo largo del resto de las pistas; además puede llegar a ser familiar para muchos de los oyentes, por supuesto, a raíz de su inclusión en la banda sonora de la clásica película de la contracultura de 1969 ‘’Easy Rider’’, protagonizada por Dennis Hopper y Peter Fonda. De alguna manera, "Kyrie Eleison" fue rescatada de la oscuridad y utilizada en las escenas justo después de que Fonda y Hopper llegaran a Nueva Orleans para el Mardi Gras, incluido el que visitan un burdel local.

The Electric Prunes se separó en 1968 durante las sesiones de grabación de "Mass in F Minor". El álbum fue completado por Axelrod y el productor Dave Hassinger junto a músicos de sesión y la banda canadiense The Collectors. Un cuarto álbum "Release of an Oath" fue lanzado en 1968, también compuesto y arreglado por David Axelrod, y producido por Dave Hassinger con músicos de sesión proporcionando la música. Esto fue seguido en 1969 por un "Just Good Old Rock and Roll" grabado por un grupo diferente de músicos bajo el nombre de The Improved New Electric Prunes, ya que el nombre era propiedad legal de su productor Dave Hassinger .

Cod: #1485

11 oct 2020

Friendsound - Joyride (1969)

Este lanzamiento es de esos curiosos trabajos que dejó la psicodelia y en el que nos podemos encontrar momentos pocos comunes, siempre dentro de ese espectro tan particular que fue la búsqueda artística de la contracultura. En 1967, Drake Levin, Phil Volk y Mike Smith dejaron ‘’Paul Revere and the Raiders’’ y formaron ‘’Brotherhood’’, banda que lanzó dos LPs, uno en el 68 y el segundo en el 69, ambos por RCA. En algún momento durante este período, también se les permitió grabar este musical experimental al que llamarían "Joyride", contando con la participación de Ron Collins (el cuarto miembro de Brotherhood), además de la participación de un grupo de amigos, que eran músicos de apoyo o de sesión.

Este peculiar trabajo psicodélico refleja muy bien la atmosfera de su época, con las típicas sesiones de rock improvisadas y las inquietudes por la experimentación y las búsquedas sonoras que los llevaban a enroscarse en delirios y misterios sonoros varios. Hay varias características icónicas de esa época, como las extensas sesiones improvisadas en las que era común que los músicos de la época se volcaran, a pura distorsión, delirio, experimentación e improvisación, un combo con el que partían desde alguna base estándar pero de la que despegaban para no volver más, tomando rumbo desconocido hacia alguna esfera mística y sonora ubicada en algún lugar lejano. 

La primera cara del disco ofrece algunas piezas con estructuras y propuestas variadas, siempre dentro de ese delirio colectivo típico. ‘’Love Sketch’’ es una prueba de esa búsqueda, un sonido misterioso y plagado de agregados de efectos sonoros de estudio, una pieza psicodélica instrumental y experimental muy interesante. También hay otro momento muy particular del disco ocurriendo en ‘’Childsong’’, una propuesta que no se ha escuchado en otro lado, ya que consta de grabaciones de campo de voces y cantos de niños que, en pleno juego, dejan sus ocurrencias y sus diálogos, una atmosfera muy simpática, inocente, un momento muy ingenioso y agradable de escuchar en el que se entremezcla algún efecto de sonido o algún agregado musical sutil que aparece en el fondo.

La segunda cara del trabajo nos ofrece dos extensos tracks de alrededor de nueve minutos cada uno, estos presentan dos extensas sesiones experimentales, donde el grupo continua con el delirio y la experimentación, agregados sonoros, divagues varios, búsquedas experimentales, momentos de desconcierto psicodélico. No eran el único grupo en ese momento que hacía este tipo de cosas experimentales, muchos trataban de seguir esta línea, pero no todos se animaban a completar un álbum en su totalidad con estos elementos, muchos aplicaban la experimentación en ciertas dosis combinándolas con canciones más estándar y melodías más comerciales; en su lugar la gente de Friendsound se las ingenió para crear este trabajo delirante, de un ambigüedad comercial, que comprendía un divague sonoro en su totalidad.

La música experimental e improvisada, estilo puesto en boga en la era psicodélica, en difícil de consignar o calificar bajo algún estándar técnico, es ambigua su calidad y ambigua su técnica. Desde ya que la contracultura no se caracterizó por el virtuosismo técnico, pero sin dudas que para poder improvisar y crear extensas sesiones con ello hace falta ser buen músico, aunque por otro lado, el divague sonoro ofrece la posibilidad de que cualquiera, amén de sus posibilidades musicales, pueda hacer música y se pueda explayar no estrictamente desde la ejecución consignada previamente de un instrumento sino desde la espontaneidad que ofrece la libre ejecución aleatoria sobre un campo sonoro compuesto por elementos inciertos y variados por lo que participación de alguien no profesional se puede volver totalmente posible.

Las notas del álbum llevan una inscripción que se refiere al trabajo como "Un musical gratuito para todos. La idea de Friendsound se nos ocurrió cuando estábamos en las primeras etapas de la creación de nuestro primer álbum. Reunimos a todos los amigos músicos de la zona y nos dirigimos a un estudio de grabación para recrear un musical gratis para todos". Esta experiencia creativa, colectiva y experimental toma mucho de los sonidos de su época y los coloca en un lugar preponderante, casi sin lugar a elementos comerciales; si te gusta la psicodelia más experimental como Fifty foot hose, The White Noise, Silver Apples, etc., este disco te va a gustar.

Cod: #1484

7 oct 2020

Fire & Ice, Ltd. - The Happening (1966)

 Este disco se llama ‘’The Happening’’ y es exactamente eso de lo que trata, de un happening hippie que a puro rock and roll improvisado presenta todo un ambiente de delirio y lisérgia, es casi como un audio documental que retrata fielmente el quehacer hippie de esa época, con los delirios sonoros, el delirio de los participantes, el viaje acido, la experimentación, la espontaneidad, y las extensas improvisaciones a puro R&R. Los ‘’happenings’’ era eventos artísticos, musicales, en los que los jóvenes, freaks e hippies estadounidenses de la época se reunían, con la consigna artística de no tener una consigna, librados al azar de la improvisación, en pleno auge de la fusión del rock y la psicodélica, eventos en los que circulaba el amor libre y el uso de psicodélicos.

No se trata de una obra popularmente aclamada ni de una obra maestra pero en verdad este disco se encuentra entre los primeros lanzamientos de rock psicodélico jamás publicados, apareciendo más temprano que varios otros discos que dieron pie al origen del género. Los mismos creadores del trabajo los describían como: "más allá del rock, el jazz, el folk y cualquier tipo de música que hayas escuchado antes", y tal vez el sonido de este disco no sea tan amplio o experimental como lo pretendía con esa descripción, pero lo que sí es cierto es que contiene un tipo de rock libre, caracterizado por la improvisación, cosa que hasta entonces no se había escuchado en un disco.

El grupo tiene una historia previa. En ese mismo año de 1966 fue publicado el disco documental llamado ‘’LSD’’, que trataba de una especie de documental sonoro constituido por distintas grabaciones de entrevistas, sobre el tema, a diversas personalidades como médicos, filósofos, líderes religiosos y militares, los entrevistados incluyeron a: Richard Alpert, el compañero de Timothy Leary, psicólogo y gurú psicodélico (más tarde conocido como Ram Dass), el escritor y psiquiatra Dr. Sidney Cohen, el teólogo Walter Clarke, el capitán retirado de la Marina de los EE. UU. John Busby y el joven millonario William Hitchcock.


Aunque el disco ‘’LSD’’ en su mayoría era de un género documental, también había algo de espacio para el acompañamiento musical, y los encargados de esa música fueron los miembros de ‘’Fire & Ice, Ltd.’’, quienes por entonces todavía no se conocían bajo ese nombre. Después de grabar material para "LSD", los músicos decidieron quedarse en el estudio y simplemente tocar para su placer. Su interpretación, al parecer, resultó ser tan emocionante que el resto de los participantes en la creación del disco (entre los que se encontraban representantes de Capitol Records) se quedaron para escuchar un concierto improvisado, y algunos incluso bailar al son de la música. El happening ocurrido durante toda la noche, con invitados como publico, y el evento fue tan emocionante que los representantes de Capitol Records les ofrecieron a los músicos un contrato para grabar un disco por aparte.

En Julio de 1966 Capitol Records publicó "The Happening". El track de apertura, ‘’I Just Thought Of The Moon’’, cuenta con el típico desenlace de las zapadas de la época, comenzando con una forma de rock & roll, base que, debido al delirio colectivo, termina mutando en otra cosa, siempre dentro de la búsqueda experimental psicodélica. Una interesante salvedad ocurre en el segundo track, ‘’The House Of Saturn’’, que aun continua con un sonido volátil, pero esta vez se encamina hacia una canción cantada con un piano de fondo y con elementos de jazz, una pieza más que entrañable y perfecta para contrastar con el momento psicodélico del comienzo del disco.

La mayoría del disco transcurre en esa atmosfera de libertinaje lisérgico y cuasi delirante típica de aquellos años contraculturales, propio de una época en la que los jóvenes habían comenzado una búsqueda música, y artística, que los llevó a experimentar/fusionar/distorsionar los géneros elementales del momento (rock, jazz, folk, blues, etc.), convirtiéndolos en una mermelada  que muchas veces se volvió irreconocible para el común de la población; la búsqueda de romper con las convecciones tradicionalistas y el uso de psicodélicos, que distorsionaban la percepción y alteraban la realidad psíquica interna, fueron el detonante principal del porqué el arte se volvió tan delirante y caótico.

Cod: #1483

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...