16 jun 2022

Mahavishnu Orchestra - The Inner Mounting Flame (1971)

Este es otro artista que en sus orígenes artísticos refleja la evolución misma de la música progresiva. Seguir los pasos primeros de la Mahavishnu Orchestra, y en especial del mismísimo John McLaughlin, significa ver reflejados los orígenes de la música fusión y hasta progresiva. Desde sus primeros discos solistas, su paso por la banda de Miles Davis, su encuentro con Jimi Hendrix, hasta las publicaciones junto a The Tony Williams Lifetime. Su coqueteo con la música fusión temprana, su encuentro con la psicodelia, el vanguardismo dentro del jazz rock y sus fusiones prototípicas, todo fue un tránsito evolutivo que lo tuvo a John McLaughlin como protagonista absoluto y creativo, dueño de un conocimiento profundo sobre el terreno de la guitarra jazzera y poseedor de una técnica que lo ubica entre los mejores guitarrista del género y de la historia.

La Mahavishnu Orchestra fue considerada tanto como un grupo de rock como una banda hibrida temprana con cruces con el jazz, estos dos mundos estaban muy marcados es su música y se hacían carne de acuerdo a cada ejecución y lo que su situación lo ameritaba, pero lo cierto es que este grupo abusaba de su profundo talento y sus creaciones se volvieron icónicas para la música fusión de la década del 70, demostrando virtuosismo, clase, mucho talento y mucha inventiva para manifestar una música fusión de punta para la época. La formación original del grupo era McLaughlin en la guitarra eléctrica, el violinista Jerry Goodman, el teclista Jan Hammer, el bajista eléctrico Rick Laird y el baterista Billy Cobham. 

‘’The Inner Mounting Flame’’ de 1971 fue el primero de sus discos con la formación original. Mucho de la carne sonora de este disco es el atascos rock jazzero, atascos donde toda la banda se enredaba volcando todo su poderío, sus habilidades para improvisar y sus explosivos solos, tato en guitarra, teclado y violín. Esta tendencia del atasco rockero pesado y algo sucio parece ser una característica que McLaughlin había heredado de su anterior experiencia en la Tony Williams Lifetime, donde había publicado un par de discos creando casi exclusivamente este sonido para dar vida a sus composiciones. Tal vez Mahavishnu no era tan sucia pero sin dudas que ese sonido es heredado de sus experiencias anteriores.

Otro condimento que da vueltas por las composiciones es la búsqueda armónica, cuando la banda, por momentos, sale de los atascos rudos y se mete en búsquedas donde el sonido es más sutil y calmo, transitando escalas alegóricas muy particulares, además de distintas partes y diversas progresiones que nutren a las composiciones y le dan una mejor vida y mayores búsquedas en lo compositivo.

El disco es una danza por entre las fértiles albas del son, una celebración del despertar de la conciencia humana a lo largo de una serie de atascos que por sus nombres y sus visiones armónicas sugieren un encuentro profundo con la espiritualidad, la búsqueda introspectiva, las culturas exóticas del mundo, etc., características áureas que McLaughlin siempre mantuvo y reflejó tanto artística como personalmente.

Para poder apreciar las búsquedas, propuestas, fusiones y experimentos, este disco debe ser escuchado con atención, con un buen sonido preferentemente, la herencia de la psicodelia todavía latente, desde el sonido, se funde con el poderío de los ejecutantes, y sumado a esto las invenciones y composiciones originales que son estamentos de donde se nutrió mucha de la música de la década.

Estos sonidos crearon una escuela dentro de la fusión del rock y el jazz, con pretensiones que se bien lograr en el experimento de crear sonidos mucho más finos y sofisticados, tomando los heredado hacía tan solo un par de años antes y transformándolo en lo que seguramente era el costado más enérgico, rockero y pesado de las corrientes del fusión de su década.

Grabaron tres intensos discos para Columbia Records durante 1971-1973 y luego el personal cambió por completo para la segunda versión del grupo. Además de McLaughlin, la encarnación de la banda en 1974 estaba formada por el violinista Jean-Luc Ponty, Gayle Moran en teclados y voces, el bajista eléctrico Ralphe Armstrong y el baterista Narada Michael Walden; en 1975, Stu Goldberg había reemplazado a Moran y Ponty se había ido. Los intereses duales de John McLaughlin en la religión oriental y tocar la guitarra acústica dieron como resultado que la banda se separara en 1975. 

Sorprendentemente, un intento de revivir la Orquesta Mahavishnu en 1984 (con Cobham, el saxofonista Bill Evans, el teclista Mitchel Forman , el bajista eléctrico Jonas Hellborg, y el percusionista Danny Gottlieb ) no tuvo éxito; resultó un álbum de Warner Bros. Records, Inc. Sin embargo, cuando uno piensa en la Orquesta Mahavishnu , es en la formación original, que fue muy influyente a lo largo de la década de 1970.

Cod: #1666

5 jun 2022

Egg - The Polite Force (1971)

De las cavernas del mundo canterburyano sale una de las bandas fundacionales con credenciales de ser parte y un ejemplo palpable de la evolución misma del género desde sus orígenes a finales de los 60 hasta su apogeo en los primeros años de la década del 70.

Los orígenes de la banda tiene lugar a finales del 60 como una formación que funcionaba bajo el nombre de Uriel y que estaba ya integrada por los futuros Egg, con Dave Stewart en órgano, Mont Campbell en bajo y voz, Clive Brooks en batería y un joven Steve Hillage ocupando la guitarra. 

En enero de 1969, después de la partida de su guitarrista Steve Hillage, la banda cambia su nombre por el de Egg. Bajo este nuevo nombre firman un contrato exclusivo con Decca cuando otro sello les ofreció grabar un álbum psicodélico, se reunieron con Steve Hillage bajo el nombre de Arzachel en junio de 1969. En el LP lanzado con los miembros de la banda figurando en los créditos bajo seudónimos debido a cuestiones contractuales.

Como Egg siguen funcionando como trio, desde sus orígenes hasta aproximadamente 1974, apareciendo en 1971 ya su segundo disco, ‘’The Polite Force’’, un clásico del género y un trabajo referente que marca una maduración considerable de la banda, en muy poco tiempo pasando de la psicodelia hipnotica a una música progresiva consolidada en la fusión con el jazz y el estilo clásico.

‘’The Polite Force’’ es un trabajo sólido, comenzando el mismo con un rif oscuro y contundente sobre el que se desprenderán armonías jazzeras en teclado para dar comienza a una muy buena canción fusión, la cual a su vez terminará con el mismo rif con el que comenzó en un principio.

El momento vanguardista concreto del disco llega en ‘’Boilk’’, una pieza experimental que comienza con unos sonidos de aguas que dan lugar a su vez al comienzo del momento más experimental del disco en cuanto a lo sonoro, incluso con un acercamiento sutil a los psicodélico debido a las experimentación que aparecen en la pieza. Cualquier amante de la música experimental encontrará esta pieza una auténtica delicia a degustar en su totalidad.

Ya para el segundo lado del vinilo original, la segunda parte del disco, aparece ‘’Long Piece No.3’’, una pieza dividida en cuatro partes que funcionan en forma de suite, un estilo predilecto de la banda, por su coqueteo con lo sinfónico y por ser una pieza extensa, una suite, dividida en partes diferentes y conceptuales.

Las composiciones del disco varían en su aspecto creativo, apareciendo en el trabajo una serie de momentos de diversa manufactura siempre ligados a las armonías y riffs  del órgano de Dave Stewart, que lleva muy bien cada construcción y no hace extrañar para nada la guitarra del ya ido Hillage; Campbell  y  Brooks completan el trio de manera formidable. 

La paleta compositiva de Egg es muy fina y experimental, con mucha instrumentación que por los órganos lideres recuerda a los primeros Soft Machine, encuentros con un jazz o jazz/fusión que queda sumergido en las experimentaciones compositivas y ocurrencias del grupo, y con roces con los clásico con referencias a Bach en ‘’Boilk’’ o acercamiento a la música de Stravinsky. 

Egg es esencial para la escena Canterbury y para el rock prog en general, con álbumes muy finos e influyentes que encajan en cualquier colección progresiva de temer. ‘’The Polite Force’’ es uno de los pináculos del grupo, ya con un sonido más maduro y estable, pero todos sus discos, incluido los de Arzachel, deben ser tenidos en cuenta por su calidad, fusión y experimentación.

Cod: #1665
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...