15 ene. 2017

Arachnoid - Arachnoid (1979)

Nacido en los suburbios de París, este grupo ha transitado, desde finales de los 60s, el ámbito francés, con distintas formaciones. Comienzan como un duo con Patrick Woindrich en bajo y voz, y Michel Pilot en guitarra, transformándose eventualmente, durante la década de los 70s, a formación de banda, con la adición de nuevos miembros. El grupo sufriría de varios cambios en su formación, para terminar siendo un grupo de rock progresivo, establecido más consistentemente desde mediados de la década.

Un grupo desencajado para su época, accidental musicalmente, que no supo asentarse en pleno apogeo progresivo, para comenzar a grabar su primer, y único, álbum recién en 1977. Para esa ocasión la formación consistía en François Faugières en órgano, voz, Pierre Kuti en piano y sintetizador, Marc Meryl en voz y pandereta, Bernard Minig en batería y percusión, Nicolas Popowski en guitarra y voz, y Patrick Woindrich en bajo, guitarra y voz. 

El álbum homónimo, Arachnoid, fue lanzado en 1979, en pleno apogeo del movimiento punk, en una pequeña etiqueta, Divox, tratándose de rock progresivo sinfónico, en general más sinfónico que progresivo, con un gran despliegue de atmosferas electrónicas que dan un aire de espacialidad, con sintetizadores, y otros agregados electrónicos que constituyen gran parte del pilar sonoro por el que se sostiene el trabajo. 

Pese a lo accidental de su historia, este grupo logra un sonido inspirador aquí, con influencias no muy marcadas, que pueden circulan más que nada entre el mismo ámbito francés, Ange, Magma, Pulsar, con la cuota de teatralidad típica de la escena francesa, y con un uso de los elementos sinfónicos por los cuales se los podría comparar con muchos de sus antepasados. 


Afortunadamente reorganizan sus influencias de manera muy personal, presentando un concepto como de electrónica oscura, impulsado tanto por el sonido como por la portada del disco, una imagen de cierto futurismo oscuro y electrónico, circuitos, tecnología irreconocible venida tal vez de otro mundo, arañas robóticas, electrónica ecléctica oscura con roces con lo absurdo y tenebroso.

El sonido se fundamenta por la gran presencia electrónica, pero la guitarra también juega un papel importante, estando a la altura con muy buenos acompañamientos, aplicando algún sonido cerca de lo psicodélico y dejando sonidos que por momentos son alucinantes, por momentos sobrepasando el protagonismo de los sintetizadores. En general ambos, guitarra y sintetizador, se aúnan a la perfección, dando vida al concepto que desean llevar adelante, oscuridad electrónica y arreglos muy intensos. 

El gran despliegue los lleva a presentar estructuras complejas, donde aparecen arreglos con piano, arreglos progresivos, partes cantadas, intenciones de avant-prog con voces de niños o extraños momentos vocales, piezas de variada duración, sin dejar jamás de transitar por pasajes sombríos. El trabajo abre con una gran pieza sinfónica, de 13 minutos de duración, que refleja gran parte del concepto del álbum, pero durante el resto del trabajo aparecen otras piezas, donde se sumergen en ambientes más progresivos, nacidos de esa misma maza electrónica lúgubre y mortecina.

Un trabajo muy esmerado y bien logrado, especialmente por tratarse de una época en el que el rock progresivo, de los supuesto grandes del género, ya había decaído y se encontraba en decadencia. El sonido de este disco se encuentra entre el fin de la primera gran camada del progresivo, de los 70s, y el paso hacia nuevas generaciones progresivas, dadas en la década de los 80s, un sonido que refleja influencias del pasado, con momentos hasta con roces con lo psicodélico, y a la vez con un brillo electrónico y eléctrico propio de los nuevos sonidos que estaban surgiendo. Lamentablemente, luego del lanzamiento del disco, el grupo se separa definitivamente.

Cod: #1274

8 ene. 2017

Jean Claude Vannier - L'enfant Assassin Des Mouches (1973)

El músico, compositor y arreglista francés, Jean-Claude Vannier, fue considerado un icono pop en su país, en la década de los 70s. Comenzó a tocar el piano, de forma autodidacta, a los 18 años, y pronto, desde finales de la década de los 60s, comenzaría trabajando, haciendo bandas de sonido para cine y televisión. Compuso muchas canciones populares francesas en la década, y sus arreglos para los iconos tales como Serge Gainsbourg, Brigitte Fontaine, France Gall, Jane Birkin, Claude François, ENZO ENZO y muchos otros es muy notable. 

En 1972 se publicó su primer trabajo, una obra de rock progresivo compuesta para orquesta, coro y percusión, llamada ‘L'enfant Assassin Des Mouches’, un magnífico trabajo que mezcla algo de psicodelia, música de vanguardia, música oriental, música académica y pop. Se trata de un sonido de rock, algo pesado y con un aura brillante, con una muy buena producción, nutrido con varios elementos, arreglos orquestales, arreglos corales, más la aparición de una marcada intención de música concreta, sonidos, ruidos, elementos urbanos, etc., inconsistencias sonoras que terminan siendo parte de la consistencia en la construcción de las estructuras. 

Sin acceso a cualquiera tecnología con la que se podría contar hoy, Vannier se vio obligado a ingeniárselas para dar vida a sus ideas, encontrando un cuarteto de cuerdas, sumado al coro ‘Jeunesse’ de Francia, una sección de vientos, más los distintos efectos especiales agregados. Mediante el uso de estas fuentes de sonido en vivo, Vannier fue capaz de dar a la pieza una impresión de mayor espacio físico y masa, la cual pareciera ocupar un espectro muy amplio. Tal vez una de las mayores virtudes del trabajo sea la utilización e implementación de elementos de música concreta, a los cuales vuelve agradables o aceptables para el oído, debido al aire pop en que se encuentra inmerso el mismo compositor.


Conforme avanza el disco los temas se sumergen aún más en su hermetismo sinfónico, aún más en el sonido brillante y claro, acercándose a lo progresivo, y apareciendo más elementos de música concreta y absurdos sonoros. La conjunción entre el rock, los arreglos sinfónicos, sumado esto al nivel puntilloso en los detalles, la composición y producción que mantienen, dan como resultado un sonido muy contundente e intenso, que tal vez alcanza su punto culmine en los temas ‘Le Roi Des Mouches Et La Confiture De Rouse’ y ‘Les Garde Volent Au Secours Du Roi’.

Durante muchos años el disco solo circuló como un elemento de promoción, con una sola edición en 1973, una muy limitada edición del vinilo. Tal vez esto ocurrió como forma de ocultar su verdadera creatividad, al ser un artista pop más abocado a lo popular y a los trabajo de canciones más convencionales, con iconos de la época como Jane Birkin o Serge Gainsbourg. No fue sino hasta 2003, cuando fue re-lanzado, y pudo ver la luz masiva, alcanzando un estatus de culto, y un número considerable de músicos y críticos que alabó. 

Vannier ha escrito y grabado algunos discos en solitario, cada uno de ellos versionado en directo, en grandes shows, grandes eventos que suele dar el artista, ya sobre los últimos años de carrera. También ha trabajado mucho como arreglista para otros artistas y para bandas de sonido de películas, además de trabajar en otros ámbitos como periodismo y radio. En 1990 se publicó su primera colección de cuentos "Le club des inconsolables" (El club de la Inconsolable) 

Cod: #1273

1 ene. 2017

Centipede - Septober Energy (1971)

'Centipede’ es una de las mayores big bands de rock, o jazz-rock, surgidas de la Inglaterra de principio de los 70s. Este proyecto, constituido por una enorme cantidad de músicos entre los que se encontraban alguna de las mayores luminarias británicas de la época, fue ideado, creado y dirigido por Keith Tippett, otro de los grandes personajes del jazz inglés. Tippett es un reconocido e innovador pianista y compositor británico de jazz, quien ya desde comienzo de su carrera produjo discos de jazz de vanguardia, carácter que mantuvo durante toda su carrera. Luego de dos lanzamientos con su primera banda como líder, The Keith Tippett Group, se embarca en un proyecto sin precedentes, ya con la experiencia y el rodaje suficiente.

Ya desde el comienzo de su carrera Tippet supo codearse con los grandes, integrando, por un corto periodo, la formación de King Crimson, trabajando con Robert Wyatt, siendo participe activo tanto del ámbito del jazz como del rock, lo que lo dejaría en una posición inmejorable para desarrollar sus más alocadas y ambiciosas ideas, por el alcance y repercusión de sus composiciones, esto potenciado además por su temible creatividad y su carácter experimental, que harían de su nombre aún más conocido en el ámbito.

Aprovechando esto, y con la experiencia de sus primeros trabajos, se encarga a la creación de una big band sin precedentes, con la cual poder ejecutar su ideas de jazz experimental, las cuales terminarían recobrando forma de suite. Finalmente el grupo terminaría comprendido por 50 diversos músicos, todos de excelsa calidad, provenientes del ámbito del jazz y del rock. Esta big band se denominó ‘Ciempiés’, y publicaron bajo dicho nombre el único trabajo ‘Septober Energy’, en 1971, grabado en los Wessex Sound Studios, de Londres, ese mismo año.


Vale la pena nombrar a cada uno de los integrantes de esta banda, ya que entre ellos aparecen algunos nombres increíbles. En trompetas: Peter Parkes, Mick Collins, Ian Carr, Mongezi Feza, y Marcos Charig. En violonchelo: Michael Hurwitz, Kramer timothy, Suki Towb, John Rees-Jones, Katherine Thulborn y Catalina Finnis. En bateria: John Marshall, tony Fennell y Robert Wyatt. En saxo tenor: Larry Stabbins, Gary Windo, Brian Smith, Alan Skidmore, Dave White, Karl Jenkins, y John Williams. En saxo alto: Elton Dean, Ene Acero, Ian McDonald y Dudu Pukwana. En violines: Wendy Treacher, John Trussler, Roddy Skeping, Wilf Gibson, Carol Slater, ,Louise Jopling, Garth Morton, Channa Salononson, Steve Rowlandson, mica Gomberti, Colin Kitching, Philip Saudek y Esther Burgi. Trombones: Nick Evans, David Perrottet y Paul Rutherfordano. Vocalistas: Maggie Nicols, Julie Driscoll (esposa de Keith Tippett), Mike Patto, Zoot Money y Boz Burrell. En bajo: Roy Babbington, Gill Lyons, Harry Miller, Jeff Clyne, Dave Markee y Brian Belshaw. Además de: Brian Godding en guitarra, Keith Tippet en piano y dirección, sumado también Robert Fripp en producción, junto a otros nombres asociados.

Desarrollaron un sonido inédito e incomprensible, experimental por naturaleza, por momentos sumamente difícil de definir ya que, pese a que se le pueden detectar claras vertientes por donde surgen muchos de los momentos musicales que propone, manejan una amplitud musical tal que alcanzan lugares sonoros muy extraños y que deben ser escuchados para apreciarse exactamente de lo que se trata.

Se trata de una big band que lleva el lenguaje del jazz hacia extremos inimaginables, utilizan el free jazz y la libre improvisación como fuente de manifestación. De alguna manera lograron ponerse todos de acuerdo, tantos músicos de muy buena calidad bajo la dirección de Keith Tippet; abocándose, al unísono y cada uno desde su puesto, a una tarea sinfónica de construcción sonora experimental, creando así piezas que transitan por diversos lugares e intensidades, surgidas desde el free jazz, la libre improvisación de saxos, la experimentación vocal del coro, el jazz rock, la orquestación vanguardista y la libre experimentación sonora.

El trabajo consiste en cuatro enormes piezas, de alrededor de 20 minutos cada una, ubicadas cada una de ellas en cada uno de los lados de los dos lps en que consistió el trabajo en su formato original. Se puede apreciar que en los dos lados A de los lps están ubicadas las piezas más experimentales, en las cuales no se puede detectar nada formal, más que el avance del sonido que muta hacia lugares, rincones, pasajes oscuros, experimentación de todo tipo, lo cual terminó quedando perfectamente aunado por la excelente y maratónica producción que proveyó Robert Fripp. Por la experimentación vocal y el carácter totalmente desconocido del sonido, este trabajo recuerda al disco ‘Osorezan-Dou no Kenbai’, de la big band experimental japonesa ‘Geinoh Yamashirogumi’. 


Ya en los lados B de los dos LPs no encontramos con un sonido también experimental, pero con agregados más aceptables para el oído, aparece jazz-rock, con buenos solos de saxo y buenos riffs, ritmos con mayor forma y una direccion con rumbo conocido, allí se pueden encontrar pasajes muy buenos de jazz-rock, o de algo que algunos denominan como rock progresivo; aun por supuesto sin perder jamás ese carácter de vanguardia y exacerbación de la animosidad experimental.

Sería el mismo Robert Wyatt, participante de estas grabaciones, quien dejaría estas palabras sobre el trabajo, las cuales sería publicadas en la contra portada del álbum: "Por supuesto que no puedo decir nada acerca de esta música, porque eso sería tonto, y no puedo exponer públicamente los turbios motivos que tuvo Keith para soñar con este loco circo ambulante, conocido como 'ciempiés'. Si tuviera que describir cómo Fripp hizo frente a los problemas de producción, sin precedentes, y los resolvió en un corto periodo, estaría perdiendo el tiempo, porque no podría comprender los detalles técnicos. ¿Cómo explicar las letras Julie (Driscoll)? No es posible!. .., sin embargo, dejaría un breve pero importante mensaje, dicho por Nick Evans: "Wah-Hay!". "

Obviamente fue imposible mantener por largo tiempo un proyecto de tales magnitudes y características, el grupo llegó a dar tan solo un par de conciertos en vivo, para separarse rápidamente, debido al costo económico que comprendía mover semejante maquinaria humana. Las ventas de la primera edición, en Inglaterra, fueron pésimas. En 1974 el álbum fue reeditado en los Estados Unidos, por RCA, publicado con la esperanza de obtener ventas debido a la presencia de Fripp como productor, dentro de aquellos años en los que King Crimson era muy popular. Esto por supuesto no ayudó en nada, sumado al hecho de que Fripp no participa como músico… lo que opacó las expectativas de sus seguidores (que era en mayor parte, el público a quienes iba dirigida la publicación) por querer escucharlo en el sonido, sumado al hecho del carácter tan experimental del trabajo, todo esto dio otro terrible fracaso comercial. El álbum ha sobrevivido hasta hoy gracias a esas participaciones de músicos renombrados, en 1999 en reeditado en cd doble, como parte de una serie de reediciones relacionados con Wyatt Robert.

Cod: #1272
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...